¿SERA IMPORTANTE HABLAR DE SEXUALIDAD CON NUESTROS HIJOS?

Iniciare por hacerte algunas preguntas que valen un millón de dólares ¿Cuántos de ustedes han hablado de sexualidad con sus hijos? ¿Cuál es la edad ideal para tocar este tema? ¿Qué es lo que sabes tú de sexualidad? ¿Hablaron de este tema tus padres contigo? ¿Cómo le hablarías de sexualidad a ell@s?

Sin duda son interrogantes bastante lógicas en nuestra actualidad, el gran detalle radica en que la gran mayoría lo ve y lo vive únicamente desde su propia historia, sin contextualizar su entorno, es decir, se repite el patrón, reproducimos lo que hicieron nuestros padres con nosotros sin ver la realidad alarmante en la que vivimos.

Un día platicando con mi amado sensei me compartió que los hijos llamados “casi humanos” por él, son muy inteligentes y nos marcan el paso de lo que nosotros debemos enseñarles, que paradójico ¿no?

La realidad es que a muchos de nosotros nos da miedo, pánico, terror u horror hablar de ciertos temas con nuestros hijos, y es normal, pero no significa que sea algo que debamos pasar por alto.

Sin temor a equivocarme el 20% de los padres habla de sexualidad con sus hijos y estoy siendo muy optimista, la otra cantidad (alarmante por cierto) está en espera de que les estalle la bomba o confía ciegamente que sus hijos no tienen la necesidad de saber del tema.

Damos por hecho que los hijos por ser niños no tienen “curiosidad” y es el mayor de los errores, desde que nacemos somos seres sexuales, ¿a que persona no le gustan los besos, los abrazos, las cosquillas? Y justo estas muestras de afecto van despertando nuestro sentir y eso no significa que sea incorrecto.

No existe una edad “apropiada” socialmente para hablar de sexualidad con nuestros hijos, cada uno aprende y despierta a edades diferentes y todas son válidas y se deben resolver esas “pequeñas” dudas en el momento, dejar con la duda solo creara confusión o un aprendizaje inadecuado.

Necesitamos también ser muy honestos con nosotros mismos, pues fueron pocos los padres que se aventaron a ser diferentes y hablar de sexualidad con nosotros y esto significa al mismo tiempo que es nula la información con la que crecimos, por ende, el querer entablar una conversación con mi hijo se me dificultara.

Sin embargo nunca es tarde para conocer y aprender sobre ello, la sexualidad es tan bella que solo lo que se necesita es fluir y dejar de enjuiciarnos con esquemas aprendidos a lo largo de la historia de la misma humanidad.

Hablar de sexualidad requiere de que hablemos de las cosas tal y como son, aunque suene ilógico, ¡sí! Tan lógico como que los hombres tienen pene y las mujeres vagina, no te compliques poniéndole sobrenombres que después te meterán en aprietos.

Pues la sexualidad no solo se refiere a la parte coital, involucra muchos aspectos que tienen que ver con cómo nos sentimos, las diferencias del cuerpo, los cambios sexuales, la anatomía interna y externa, la reproductividad y el cuidado de la misma, la parte psicológica, las enfermedades, etc.

Los elevados índices de embarazos en adolescentes, nos deja ver que hemos dejado de lado la comunicación de temas importantes que tienen que ver con nuestros hijos, que la curiosidad va aumentando en la medida en que ellos crecen, que el tapar el sol con un dedo no es la mejor solución.

¿Qué es lo peor que puede pasar? Que nuestros hijos nos terminen informando de lo que conocen… que nos corrijan en algunos aspectos… que les digamos “no se”… pero vamos informémonos juntos… no es cuestión de saber quién tiene la razón, sino de estar y caminar juntos, de retroalimentarnos mutuamente, de insertar los valores en un tema tan importante, de incitarlos a reflexionar y que tomen las mejores decisiones, pues su vida, sus proyectos y su éxito dependerán de ello.

Te invito a que rompas el eslabón en tu familia, atrévete a hablar de cualquier tema con tus hijos, infórmate y sé la mejor versión de ti para brindar apoyo y sostén a los tuyos.

Please follow and like us:
error

Escrito por... 

soy una mujer comprometida con su ser y hacer, me encanta la lectura acompañada de un buen café o aniz, amo la música escucharla y bailarla, disfruto de una buena compañía (familia y/o amigos) conocer gente nueva, amo viajar. Mi formación académica inicio en la UAT como Psicologa Social, posteriormente curse la Maestría en "Psicoterapia Gestal" por el CHUM, cuento con un Diplomado en "Constelaciones Familiares" Orgullosamente por el Instituto VAMIHA y con un Diplomado "Bioetica para el profesional de la salud" por parte del observatorio Mexicano de Bioetica OMEBI

  Subscribe  
Notify of