Reflexiones sobre el “Darse cuenta”

https://vamiha.com

Hay veces en las que me siento contemplativa de mi, consciente de mis pensamientos y las reacciones físicas que me generan. Fue en uno de esos momentos, en que seguí comprendiendo la maravilla de percatarme de mi, que me vino la idea de escribir acerca de este fenómeno del darse cuenta.

En psicoterapia gestalt trabajamos especialmente con el concepto del “Darse Cuenta” y lo estudiamos durante nuestra formación como uno de los agentes de cambio fundamentales en el proceso psicoterapéutico. Se abordan diversas técnicas que lleven a la consecución de este ambicioso objetivo, es el oasis anhelado en el enorme y árido desierto de la búsqueda y el conocimiento de sí mismo.

Y ¿qué es darse cuenta?, es vivir con todo tu ser en el aquí y el ahora; una nueva información acerca de ti mismo, es experimentar de manera consciente un conocimiento al que antes no tenías acceso.

https://vamiha.comEl darse cuenta parte de un punto fundamental en el que solamente un fenómeno puede ocupar el primer plano, permitiéndonos preguntarnos ¿qué ocurre?. Darse cuenta implica atender con conciencia elementos de mí de los que no me había percatado antes. Está completamente relacionado con la capacidad de poder distinguir entre la zona externa, que es el mundo afuera de la persona, la otredad, la “realidad”; la zona intermedia que son mis cogniciones, mis fantasías, lo que pienso respecto a las otras zonas; y la zona interna, que es la propiocepción, la información que viene de mi cuerpo y mis emociones, aquello que viene de dentro de mi.

Perls sostenía que era de importancia al inicio del proceso adiestrar a los pacientes en la habilidad de ir tomando conciencia de estas tres zonas y tener cada vez mayor capacidad para reconocer cuando nos alejamos de la zona interna para ir a la zona de la fantasía y también reconocerla. Es ese ir y venir entre las zonas lo que permite o no, que mantengamos la atencion en nosotros, que nos percatemos de lo que nos sucede internamente ante esa realidad externa y nuestras fantasías, para progresivamente entender el cómo y para qué de nuestras conductas.

En psicoterapia la fluidez entre estos movimientos es obligada para el terapeuta y un objetivo en el paciente, de manera que se trabaje en un “continuo de consciencia” como lo llamaba Perls. Parte de la labor en psicoterapia es generar ese espacio donde puede tener lugar el apercatamiento, y se mantiene uno acompañando a un otro, atentos ambos de sus zonas, siendo protagonista el paciente y lo que genera en él ese nosotros.

Perls decía: “Sólo tenemos que descubrir el proceso que ocurre en el momento, que el paciente ha colocado en primer plano.” (Perls y Baumgardner, 1975)

Una vez que te das cuenta de lo que necesitas hacer y ser, no hay vuelta atrás, se instala un cambio inminente, que por su sola presencia ya transformó. Cuando llega ese apercatamiento, lo que originalmente Perls llamó “Awareness”, su presencia es inhundante, innegable e irreversible.

Darse cuenta transforma, de manera instantánea.

En terapia buscamos el conocimiento personal y no tiene vuelta atrás, nos asusta, amenaza lo que siempre hemos conocido de nosotros, nos obliga a re significarnos, nos cambia aunque no querrámos y también alivia, sana y nutre. En la situación terapéutica el acompañamiento del darse cuenta se construye poco a poco a través del vinculo, se prepara el lugar y la relación de manera que surja; en un momento, lugar y circunstancia particular transformándonos.

Fritz Perls y P. Baumgardner, Terapia Gestalt, 1975. Segunda Edición, editorial Pax Mexico, 2006
Please follow and like us:
  Subscribe  
Notify of