Postergando mi felicidad

Alguna vez has sentido que tienes mil pendientes que te llenan de angustia, te ponen de malas, y vives en una constante ansiedad por no lograr atenderlos… o quizás en alguna ocasión hayas tenido que tomar una decisión sumamente importante para tu vida, sin embargo, no la tomas y dejas pasar el tiempo y junto con ese tiempo tu tranquilidad y tu felicidad…o has tenido la necesidad de esas pláticas pendientes, donde quieres expresar todo lo que sientes y por temor la pospones una y otra vez…o te hayas decidido ya por emprender el proyecto de tu vida y a la mitad lo abandonas… puede ser que lo que este pasando es que hayas caído en un habito llamado procrastinación.

PROCRASTINACIÓN

La procrastinación es un fenómeno muy común, sin embargo, poco estudiado. En México, se refiere a la tendencia a postergar, demorar, retardar o retrasar alguna actividad o decisión, que vaya desde situaciones sencillas  como no entregar un trabajo en tiempo y forma; retrasar la ida al gimnasio; hasta consecuencias máximas como desertar de los estudios; o pasar años con una persona a quien no se ama, con quien no se esta a gusto por procrastinar esa plática donde se tenga que enfrentar una realidad dolorosa o donde haya un malestar físico o emocional y se postergue la decisión de ir al médico o a psicoterapia, eligiendo en cambio hacer actividades que generen un placer inmediato, hasta que la problemática ya sea muy grave y esté afectando seriamente la salud o el equilibrio emocional.

De acuerdo a Ferrari (2013) hay una evitación voluntaria de responsabilidades a situaciones o actividades  dentro de un tiempo determinado que no poseen motivación a la hora de ejecutarlas, por percibirlas como aversivas, dolorosas o complejas, donde factores como la ansiedad, la falta de motivación, una autoestima desequilibrada, poco manejo de inteligencia emocional, la falta de capacidad para tomar  decisiones y el temor a enfrentar, contribuyen a que se eleve la probabilidad de procrastinar, generando consecuencias a nivel emocional, físico, relacional, sistémico y social.

Aproximadamente el  40% de la población tiende a postergar decisiones trascendentes en su vida. (Castillo, Cruz y Doris, 2011).

http://vamiha.comExisten casos complejos donde este fenómeno acompaña de una manera silenciosa y poco perceptible a vivir de una forma dolorosa donde existe una realidad que no se quiere enfrentar oculta tras un sin fin engaños hacia uno mismo como a los demás. Un caso que puede ilustrar ésto es el de David y Ana, una pareja que lleva aproximadamente treinta años de casados, en una relación donde desde hace cinco años no hay un acercamiento como pareja, sino como simples conocidos que viven bajo un mismo techo, donde únicamente comparten responsabilidades económicas para la casa y los hijos. Ambas partes observan y sienten ese alejamiento, sin embargo, ninguno de los dos decide enfrentarlo y eligen seguir procrastinando lo evidente. En su proceso de manera individual; David refiere ya no amar a Ana como pareja, pues él está enamorado de otra mujer desde hace cinco años, sin embargo, ha decidido no exponerlo y vivir una relación oculta; menciona tener temor de dañar a Ana y a sus hijos, aunque no puede evitar hacerlo pues cada día demuestra su falta de interés e incomodidad por estar en un lugar donde ya no se siente feliz, llegando tarde, no atendiendo las problemáticas familiares, no darse el tiempo de convivir con la familia, saturarse de trabajo, además de enfermarse continuamente y siempre estar cansado y con falta de energía. Por otro lado Ana refiere que desde hace cinco años ha notado ese alejamiento y acciones sospechosas de su pareja que ella interpreta como que existe un tercero en la relación, sin embargo, ha elegido callar y no enfrentar el problema por temor a que David se vaya y se quede sola, viviendo en una profunda incongruencia, tratándose de convencer que puede vivir de esa manera, mientras cada día va aumentando su falta de interés por su felicidad y por su vida, teniendo “accidentes” como caídas o lesiones que no le permiten seguir moviéndose. Ambos están decidiendo procrastinar un enfrentamiento que les permita tomar decisiones diferentes para responsabilizarse de su sentir y por lo tanto avanzar cada quien en su proceso y así seguirá pasando el tiempo donde existe el riesgo de caer en una depresión mayor o generar alguna enfermedad crónica que haga mucho más compleja la situación, así como la toma de decisión.

Esto no solo sucede en parejas que llevan mucho tiempo de relación, sucede en situaciones cotidianas de la vida, en pequeños detalles como procrastinar el poner limites por miedo a generar un conflicto, o no hablar de temas trascendentes como son los planes de pareja o la vida sexual,  donde si no se le pone atención y se le da la importancia necesaria se puede volver un hábito que nos acompañe a lo largo de la vida, afectando nuestra existencia.

Es posible caer en una espiral cada vez mas difícil de cambiar, la espiral seria la mejor forma de representar como el la procrastinación se va incrementando, desde que se tiene un meta que cumplir y en el proceso viene una fase de desmotivación y falta de energía multifactorial, que tiene que ver con la historia de vida, los problemas que en ese momento se estén teniendo, falta de confianza, etc…; posteriormente se elige mejor hacer algo que genere un placer momentáneo, procrastinando la prioridad, generando culpa, convirtiéndose en ansiedad por no haber atendido a tiempo las responsabilidades, cayendo en autosabotajes, muchas veces no conscientes como accidentes, somatizaciones, y finalmente provocando un daño real por ejemplo: gastritis, colitis, cefaleas,  o alguna otra manifestación corporal, que genera temor a sentir malestar y  empuja a atender de nuevo las metas, pero ahora con mucho mas estrés:

https://vamiha.co

Imagen 1.1 Abril Dorantes

Existen varias maneras de ir trabajando la tendencia a procrastinar:

  • Comenzar por practicar la honestidad con uno mismo, detectando cuáles son las necesidades reales.
  • Una vez identificadas las necesidades y prioridades, proponerse metas sencillas a corto plazo.
  • Tomar la decisión de emprender esas metas reconociendo los pequeños avances.
  • Construir una red de apoyo, rodeado de personas que te motiven y confíen en tus capacidades y habilidades y si es necesario alejarse de todo aquello que te desmotive o distraiga de tus prioridades.
  • Tener claros cuales pueden ser los posibles factores que puedan sabotear el proceso de acción, pueden ser actividades o personas; generalmente la procrastinación es aprendida, por lo tanto es un patrón conductual dentro del sistema familiar y probablemente cada integrante viva de una manera parecida, por lo que al identificar dichos comportamientos se podrán tomar decisiones diferentes autoresponsabilizándose de su propio cambio.

Por supuesto no se puede dejar de lado iniciar un proceso psicoterapéutico que motive a hacerse cargo de sí mismo y  permita generar herramientas y estrategias para afrontar con rendimiento las dificultades que se presenten, haciendo uso de su inteligencia emocional, fortaleciendo su autoestima para construir un concepto sólido de si mismo y por lo tanto lograr comprometerse primero en la relación con su ser en el mundo y su ser con los otros y de esta manera puedan reconocer su falta de motivación, sus miedos, su ansiedad y experiencias de vida no como problemas sino como retos que al ser superados, les den sentido e importancia a su existencia, reconociéndose como un ser potencialmente en desarrollo hacia su crecimiento integral. Heidegger (1997).

Maneras de procrastinarhttps://www.youtube.com/watch?time_continue=255&v=tQ7yFIhBq3k

Please follow and like us:
error

Escrito por... 

Eligiendo cada dia encontrar nuevas maneras para disfrutar la vida, para disfrutarme a mi, para acompañar amorosamente y de manera profunda a un encuentro con el ser mas importante en nuestra existencia...nosotros mismos Psicoterapeuta Existencial Humanista Dra. en Psicología

  Subscribe  
Notify of