En compañia de mi mounstro. Primer encuentro con el Síndrome de Down

Mi embarazo desde un principio fue una sorpresa, y aunque no era la primera vez, sabía en el fondo que esta vez sería todo diferente.Cuando me mencionaron de los riesgos que podrían existir la mayoría del tiempo tenia mucha confusión. Sentía que debía amar a ese ser que ya estaba en mi vientre, pero las  sospechas de la posible diferencia entre ella y mis otros hijos me hacia sentir extraña pues erael principio de muchas horas de incertidumbre e insomnios.

Meses mas tarde supe que iba ser una  mamá “especial” y me hice tantas preguntas, que incluso algunas de ellas no han sido resueltas del todo; surgieron mil pensamientos y hubo mucha incertidumbre ya que supuse que para mi sería difícil enfrentarme a un reto tan grande.

El monstruo más fuerte que apareció e  invadió mi mente fue el miedo.

Miedo a lo qué desconocía, miedo a lo poco que conocía del diagnóstico de mi hija; si, sabía ya que tendría una hija y me dieron un diagnóstico que yo nunca en la vida esperé:

Síndrome de Down

Esto sin duda hizo crecer mas al mounstro ya que lo alimentaba del miedo a mi misma del rechazo hacia mi bebé, y de como iba a hacer para cambiarlo y entender ¿cómo podría ser mamá de una bebé con síndrome de Down?

Los médicos me explicaban cosas que yo no entendía, mientras mis hijos estaban emocionados por la nueva hermanita, mi esposo se mostraba preocupado conmigo y tal vez con las mismas dudas que yo tenía, yo sufría en silencio alimentando al mounstro y este crecía a pasos agigantados.

Cuando los médicos me hicieron saber que la salud de mi bebé estaba en peligro, surgió una fuerza que yo no conocía. Por primera vez conversé con ese mounstro para intentar llegar a acuerdos, y hacerle saber que ya amaba a mi hija y que ya no estaba dispuesta a dejarlo aparecer, ni crecer frente a mis ojos.

Al parecer al mounstro le pareció divertido pues el día que dí a luz él parecía mas fuerte que nunca.

http://vamiha.com

Ni siquiera pude tenerla entre mis brazos cuando nació ; lo único que escuchaba era a los médicos decir que era una niña frágil, que su corazón, sus riñones, su intestino no funcionaban ; y ni siquiera pude sentir ese cuerpecito junto a mí y reconfortarla con el mío…y lo único que me decían los médicos era que no había esperanza.

En ese momento sentí coraje, preocupación, rabia, impotencia pero sobre todo regresó el miedo al saber que tal vez ni siquiera alcanzaría a conocerla.

Sin embargo algo que el mounstro del miedo me enseñó ese día  fue que dentro de mi existía la valentía. Sabia que debía tener fuerza para ser una madre diferente, debía de usarlo a mi favor para enfrentarme a situaciones, personas, cosas y diagnósticos que no entendía, que mientras mi hija estuviera luchando por su vida yo estaría a su lado para complementarla con la mía.

Con el pasar del tiempo las cosas fueron mejorando, Suky mejoró. Por fin la tuve entre mis brazos y pude constatar el milagro de vida que había en ella. Y vi que el mounstro nos miraba atento desde el sofá, destinado a acompañarme

Muchos me dicen que hay días, hay meses para concientizar al mundo sobre el diagnóstico de mi hija, pero ¿saben?La única manera que yo he encontrado de hacerlo es  gracias a sus travesuras, a su sonrisas, a sus abrazos llenos de amor y pureza, y sobre todo aquellos logros que han sido base para que no me dé por vencida.

Hoy puedo decir que ella ha venido a transformar mi vida y sin ella no estaría completa; al principio de esta aventura no sabía qué era lo que iba a hacer con ella, hoy no sé qué haría sin ella.

Con el tiempo han aparecido nuevas dudas más miedos y más retos, poco a poco las cosas se han acomodado en su lugar, el mounstro y yo hemos hecho las pases. Descubrí que no era mi enemigo, que cada que necesito armarme de valor o mi hija necesita de mi fortaleza, este aparece y me reta y me aconseja sobre lo que debo hacer,

Suky juega con él y conmigo, y a veces hasta siento que se ponen de acuerdo para hacerme dudar de nuevo y entonces me toma de la mano, me sonríe y sé que todo va estar bien…

Palabras de una madre que ama el síndrome de Down de su hija. EMR

http://vamiha.com

    http://vamiha.com

Please follow and like us:
error
  Subscribe  
Notify of