El camino del acomodo

http://vamiha.com

En las familias siempre se tienen eventos infortunados, sí, situaciones que siempre escapan a los deseos o ideas que se asumen de una familia “feliz”; entonces el dolor hace su aparición y rompe con el modelo que nos han enseñado por años, pensemos que cuando eso sucede debemos poner atención en el origen de ese sentir. Un divorcio, el distanciamiento entre madre y padre, entre hermanos o algún miembro de la familia, o bien, el advertir que no se ha realizado aquello que todos creían que debíamos hacer –o nosotros mismos lo creemos- el fallecimiento de alguien que hemos amado, romper con paradigmas que nos han dicho que se deben perpetuar. Estos “infortunios” nos van jalando como una bola atada a nuestro tobillo y andamos, y andamos con un gran peso y con un terrible pesar porque nos damos cuenta de que no tenemos libertad para andar nuestro camino. ¿Recuerdan una frase del libro de Lewis Carroll Alicia en el País de las Maravillas?

 

Solo unos pocos encuentran el camino, otros no lo reconocen cuando lo encuentran, otros ni siquiera quieren encontrarlo.

 

Cuando yo escribo sobre esto es porque a mí me sucede, no quiero que piensen que lo invento o trato de hacer tragedia ¡Claro que no!, más bien, quiero que ustedes que me leen, sientan que todo ser humano pasa por estos momentos y así verán que los psicoterapeutas también somos seres humanos y nos sucede.

El fallecimiento de mi madre ha marcado mi presente, y sé que marcará muchas de las situaciones que yo viva en mi futuro; siendo un evento inesperado también ha traído consigo adversidades familiares, entiendo que no es tan sencillo acomodar ideas y acciones, por ende mi camino está extraviado o como si se moviera constantemente; soy la pequeña Alicia. Me encuentro en una gran esfera llena de toma de decisiones, poniendome en el rol de mi mamá y entonces me integrara en el camino que ella tenía en vida; contener y apoyar a mi padre y hermanos, ser el canal de contacto y comunicación entre todos los miembros de la familia. Esa homeostasis que ella llevaba a cabo, trato de realizarla.

http://vamiha.com

¿Saben qué?

Lo asumo como si fuera ella, y es muy desgastante y terrible, porque mi propia homeostasis sería correcta, buscar mi equilibrio aún en el caos; solo no sé cómo no ser apática conmigo. No he podido saber qué es lo que quiero y no quiero llevar a cabo; lo que sí sé, es que no estoy permitiendo que el dolor fluya como debe ser y le pongo diques queriendo estancarlo. Recordemos que aún el agua tan pura y cristalina se daña cuando está estancada. Sí, así estoy ahora.

La ausencia es ese distanciamiento que tenemos de alguien o de algo

Muchas veces de manera inconsciente; hoy estoy tratando de construirme ante ella, en la relación con mi padre, ya que mis lazos afectivos y efectivos están deteriorados, ¿saben por qué razón? Porque mi sentimiento de fidelidad y lealtad edificado con mi madre me impidió ver que estaba ausente de mi padre y obvio, él también conmigo. Así que ahora que ella partió es que me doy cuenta de esta situación. En este momento me ha tocado llevar esto que siento a terapia – recuerden que nosotros los terapeutas también vamos a terapia; porque yo imaginaba que todo estaba súper bien con mi padre, y qué fuerte es darme cuenta de que no es así.

Es muy común escuchar una frase cuando nosotros externamos una preocupación, nos dicen: Por lógica has esto…, por lógica has lo otro… Lógica, lógica, lógica… y no, no hay tal lógica. Porque sería lógico que yo pudiera abrazar de manera entrañable y fácil a mis hermanos y mi padre, esto no es así, no es sencillo porque mi madre era quien fungía como el enlace a todos estos eslabones que somos nosotros y ahora sin ella parecemos fragmentos separados que saben que van unidos y que se les dificulta hacer ese trabajo de unión.

Claro que puedo tomar la iniciativa; yo también estoy extraviada en cómo dirigirme a ellos, mis límites confusos, mi forma directa de abordar las situaciones y la diversidad en la toma de decisiones hacen que todo este espectro del acomodo sea aún más complejo y créanme que escapa a la lógica.

La familia que llamamos Nuclear, es decir la que forman mamá, papá e hijos de esa unión es la que debe tomar las decisiones y reajustar en momentos difíciles.

¿Se han dado cuenta de lo que sucede cuando la familia extensa interviene? la familia extensa serían http://vamiha.comlos hermanos de nuestros padres, primos, tíos, abuelitos y toda nuestra familia grande por decirlo así. Cuando sucede que los miembros de la familia extensa quieren ayudarnos, decirnos o establecernos qué es lo que tenemos que hacer todo se convierte en una total odisea y en casi todos los casos todos creen tener la mejor alternativa y la razón. No nos hemos puesto a pensar que sólo los miembros de la familia nuclear saben lo que viven al interior del hogar, por ello es peligroso que empiecen los juicios de “es que nunca cuidaron a…” o “si ella viviera no…”.Créanme que la herida de la pérdida ya es compleja sanarla o tratar de irla cuidando y esto se convierte en una problemática más enmarañada cuando se tienen que escuchar o saber comentarios poco alicientes o sanos durante el proceso de duelo; todo esto genera cansancio y pesar, pero cuando se logra detectar la incomodidad uno debe fluir para lograr bienestar.

Please follow and like us:
error
  Subscribe  
Notify of