Crisis Existencial Luminosa

Te ha pasado que ante algún logro, una meta alcanzada o un objetivo cumplido, pareciera ser que no te sientes tan feliz como lo imaginabas?  O de pronto te dan ganas de llorar y no es precisamente de felicidad? O comienzan los autoreproches pensando que lo pudiste haber logrado en menos tiempo o que pudiste hacer mas o que no fue suficiente? En caso de que la respuesta sea si, probablemente estés atravesando por una crisis existencial luminosa.

¿Qué es la crisis existencial luminosa?

https://vamiha.comLa crisis existencial luminosa, se experimenta distinto a la crisis existencial oscura (ver articulo https://vamiha.com/crisis-existencial-oscura/ ) porque para empezar, son crisis que se supone no deberíamos de pasar, pues nos están sucediendo cosas agradables y placenteras, estamos hablando de eventos de logros, momentos que deberían hacernos sentir sumamente felices y este es uno de los puntos de estas crisis… no nos sentimos felices! como si en algún momento de tu vida, hubieras aprendido a no ser 100% feliz, a mirar el grano negro en el arroz blanco, a

estar en frente del mar de felicidad y no poder nadar en el.

Existen diferentes causas de estas crisis, algunas nacieron en tu infancia, para empezar:
  • Si te relacionaste con adultos a los cuales resulto imposible complacer, pues para ellos siempre existía alguien mejor que tu, sea tu vecina/o, tu compañera/o de clase, tu hermana/o o cualquier otra persona que conocieran, para así comparar tus logros con los de esa persona y hacerte sentir miserable.

 

  • Otra causa, es que probablemente creciste en un contexto en el que se valoraba poco el momento presente y se volcaban hacia el futuro, siempre pensando en lo que seguía, en lugar de lo que es, de lo que esta pasando, de lo que esta sucediendo.

 

  • Una mas es que te rodeaste de adultos que te exigían de una manera irracional y siempre te pedían mas y mejor, no hacia falta compararte con alguien mas, solo su desaprobación para hacerte sentir que tu logro no fue suficiente.

 

  • También si tu sistema familiar fue de las que reconocía mas las desgracias que los éxitos, si… de esas familias que le prestaban más atención al que tenia mala conducta, a la que siendo adolescente se embarazó, al que iba reprobando materias y no al bien portado, al que sacaba buenas calificaciones, al que ganaba en deportes, exacto!!!! Como la parábola del hijo pródigo.

 

Con las causas anteriores aprendiste de una o de otra forma a que la felicidad que acompaña a las metas, en lugar de ser disfrutada, tenía que ser censurada, reprimida o en el peor de los casos a ser convertida en frustración y/o tristeza.

 

https://vamiha.comTe voy a poner un ejemplo: una persona que comienza a correr se mete a su primera carrera de 5k, una competencia a la que nunca se había sometido, y lo hace, se inscribe, la corre y se siente feliz por haberla terminado, pero… ¿cuánto tiempo le dura esa felicidad de haber obtenido ese logro?, en fin, se da cuenta que pudo con 5k y piensa, ahora puedo experimentar con 10k y lo hace, se prepara, se inscribe a una carrera de 10k y lo logra, después se mete a una carrera de 15k, un medio maratón de 21k y los logra y con esto se va dando cuenta que puede mas de lo que pensaba, hasta que se pone la gran meta, correr un maratón y se prepara, sabe que será una carrera de alta exigencia física, mental y emocional. Por fin llega el gran día, todo esta listo, su kit de competencia, su cuerpo, su mente y su emoción y después de 4 horas 37 minutos ve la meta, acelerara el paso y cruza la línea, en ese instante la invade una sensación de felicidad, de emoción, de éxito, le colocan la medalla de haber concluido y a los 20 minutos comienza a experimentar tristeza y viene acompañada de pensamientos como:

¿y eso fue todo?,  tanto esfuerzo, energía, tiempo y entrenamiento para solo 20 minutos de felicidad?

Justo en ese momento es donde comienza a sabotear su felicidad, porque se hizo experta en limitar su placer, su reconocimiento, su alegría. Entiendo que todo tiene su temporalidad, que no podemos estar felices, tristes o enojados por siempre, pero esta crisis no tiene que ver con cuanto tiempo te dura la felicidad, ni tampoco con dejar de estarlo, sino con que pasan de un estado a otro polarizándose, es decir,  pasan de sentir placer a displacer, de sentir felicidad a sentir tristeza, de sentir plenitud a sentir vacío.

Y si esto lo aplicamos a ejemplos de la vida diaria como el que hayas logrado terminar una carrera y tu hermana no? Como el que tengas una mejor posición económica que tu familia? Como el que a ti te ascendieron de puesto y a tu pareja no? Y mas ejemplos que se relacionen con lograr algo y que casi de manera inmediata te sientes triste, inconforme, insatisfecha/o y vacia/o. ¿Y qué haces con esto?

Pues bien, ahora surge la pregunta del millón

¿Qué hago si me encuentro en una crisis existencial luminosa?

Honestamente la respuesta me resulta un poco difícil de responder ya que como se mostró en las causas, gran parte de estas crisis tienen que ver con un pasado, con un sistema familiar, con varios aspectos aprendidos que habría que resignificar acudiendo a una psicoterapia profunda. Pero si te puedo compartir que no hacer en esos estados, por ejemplo no te compares con nadie, cada quien logra lo que puede con lo que tiene, por lo tanto no jerarquices tus logros, ninguno es mas ni menos que otros, al fin de cuentas continúan siendo logros. Otro aspecto que te ayudará, es rodearte de personas que se sientan felices por tus logros, que no te exijan de más y que puedan disfrutar contigo del momento presente, que valoren el esfuerzo que invertiste para lograrlo y que si pueden,

potencialicen tu felicidad,

es decir, nos pueden enseñar a sentirnos más tristes, enojados, etc, pero casi no nos enseñan a sentirnos mas felices de lo que ya estamos. No pienses en lo que no has logrado, piensa en que lo lograste, así tal cual, ubicándote en el presente. No subestimes el esfuerzo que te llevó alcanzar esta meta, ningún esfuerzo es pequeño. También por un gran momento no veas a futuro, permítele a tu cuerpo, a tu corazón, a tu mente y a tu alma disfrutar de esa temporalidad de felicidad porque será un momento único, no durará para siempre y cuando  recuerdes lo que sientas no va a ser lo mismo por ello dale permiso a todo tu ser de sentirse feliz, pleno y satisfecho.

Si tu encuentras otras maneras de no caer o de enfrentar estas crisis luminosas, no dudes en compartirlo conmigo, pues el conocimiento al igual que cualquier cosa, si no se comparte, se estanca y se pudre.

Si te agrado el articulo, no dudes en inscribirte a nuestro sitio para que puedas dejar tus comentarios o bien los puedes escribir en el post de este articulo en mi facebook personal o en mi pag. Dr. Kam Chai y también te agradecería compartir este articulo para que no se estanque y se pudra.

Gracias por leerme y por acompañarnos en este camino de la lectura, introspección y evolución.

Te recomiendo esta película que trata de este tipo de crisis

 

 

 

Please follow and like us:
  Subscribe  
Notify of