CARTA A UN HIJ@ ADOLESCENTE…

http://vamiha.com

En algún momento de mi andar escuche que nadie es profeta en su tierra y heme aquí lidiando con una mini versión de mí, aunque desde polos opuestos: ambas confrontadoras, yo desde mis silencios y tú desde tu parte desafiante.

Me encuentro en un momento de la vida donde  me cuestiono que tan nutricia o tóxica puede llegar a ser nuestra relación y en automático escucho la fantasía catastrófica y auto-cumplidora de mi madre cuando me decía:

“cuando tengas a tus hijos, pagarás con ellos todo lo que me haces” ¡vaya paradoja de la vida!

Tratando de entender todos aquellos aspectos que pudieran influir en la actitud desafiante en la que te encuentras, puedo ver los cambios propios de tu edad: la producción hormonal, los cambios físicos, los cambios emocionales, los cambios psicológicos y  en todo esto ya hay una bomba de tiempo, ¡bendita adolescencia! Y si a esto le sumamos mi exigencia y/o el control, la cosa se complica.

Tengo muy presente que la dinámica familiar se ve modificada por el vínculo existente con tu grupo de amigos pues  ahora son ellos quienes cobran una gran importancia en tu vida, sé que las salidas y convivencias entre ustedes estarán a la orden del día. Y que nuestras tardes poco a poco se desvanecieron en ocasiones por mi carga de trabajo y otras tantas por los intereses que fueron cobrando importancia para ti.

De igual forma me doy cuenta que la imposición de reglas solo nos hace estar separadas, ¿Quién lo iba a decir? Estamos en una etapa donde debemos tomar acuerdos juntas para mostrarnos que podemos confiar una en la otra.

Quiero que sepas que para mí no ha sido nada fácil, pues yo crecí en un mundo completamente diferente al tuyo, donde la verdad era solo la cara de una moneda y aunque en ocasiones me veo repitiendo lo mismo, tengo claro que no es la mejor opción, pues se en carne propia las consecuencias que eso trae.

De igual forma me gustaría que entendieras que las responsabilidades que te delego nunca las hago con la intención de fastidiarte, quisiera que a través de esas tareas vieras el potencial que yo veo en ti,  pero sobre todo que el eludirlas no es una opción.

En ocasiones quisiera evitarte dolor innecesario y probablemente esté en un error, sin embargo me gustaría que confiaras un poco en los años que te llevo en experiencia.

Trato de ser una madre diferente y flexible sin embargo en ocasiones mis miedos prenden alertas que quisiera que pudieras entender, los tiempos han cambiado y no precisamente para bien, antes los padres nos dejaban salir a jugar a los hijos y podían pasar horas y ellos sabían que estábamos bien, aquí y ahora no tengo esa seguridad de aquel entonces.

Me conflictúa el que siempre tengas algo que contestar aunque ese algo sea ilógico y probablemente al igual que yo te falte aprender a escuchar, no me molesta que cuestiones, sino la actitud con la que planteas lo que quieres defender.

Creo que confundes el “derecho” a decir lo que piensas y sientes con el “como dices” lo que sientes y piensas. Si bien es cierto que tienes derecho a externar tu sentir y tu pensar, también es importante que revises la forma en como lo haces. Como seres humanos cuando nos proponemos herir a alguien, lo hacemos de las peores formas y eso puede marcar la vida de los otros, así como la propia. Sé que también tengo que revisar la coherencia con la que me dirijo, pues al igual que tú, también cometo errores.

Ante una situación específica sé que no siempre estaremos de acuerdo y que cuando perdemos el sentido de lo que queríamos tratar o acordar la tensión que se genera es asfixiante.

Como madre, no tengo la verdad absoluta y me genera mucha incertidumbre el siquiera pensar que nos perdemos la una a la otra, necesito de ti para aprender a ser una mejor versión de mí.

ATTE. UNA MAMÁ

Entra en contacto con el articulista da click aquí

Please follow and like us:
error

Escrito por... 

soy una mujer comprometida con su ser y hacer, me encanta la lectura acompañada de un buen café o aniz, amo la música escucharla y bailarla, disfruto de una buena compañía (familia y/o amigos) conocer gente nueva, amo viajar. Mi formación académica inicio en la UAT como Psicologa Social, posteriormente curse la Maestría en "Psicoterapia Gestal" por el CHUM, cuento con un Diplomado en "Constelaciones Familiares" Orgullosamente por el Instituto VAMIHA y con un Diplomado "Bioetica para el profesional de la salud" por parte del observatorio Mexicano de Bioetica OMEBI

  Subscribe  
Notify of